Tratamiento como prevención

El tratamiento antirretroviral de las personas con VIH es una forma muy eficaz de prevención. Presenta un doble beneficio, por un lado para la propia persona, porque mejora su pronóstico y calidad de vida y por otro porque reduce las tasas de transmisión entre la población.

Estudios muy recientes señalan que la probabilidad de transmitir el virus de las personas con tratamiento se reduce hasta en un 96%.

  • Son medicamentos específicos que actúan contra el VIH dificultando el proceso de replicación del mismo en distintos momentos de su ciclo vital, de manera que el sistema inmunitario no resulte afectado.
  • Retrasan el progreso de la infección a SIDA.
  • Aumentan la esperanza y la calidad de vida de las personas con el VIH,  pero no curan la infección.

En España el acceso al tratamiento antirretroviral (específico para el VIH) es universal y de dispensación hospitalaria.

En la actualidad, la esperanza de vida de las personas que viven con el VIH es similar a la de algunas de las enfermedades crónicas conocidas.